A través de la organización AIESEC, tres voluntarios llegaron desde Brasil para comprometerse en nuestra lucha contra el hambre. Ellos son Joao, Reinaldo y Matheus, estudiantes universitarios que quieren dejar su huella en el Banco Alimentario.
“Yo vengo de una organización similar a los Bancos de Alimentos; fui voluntario en Río de Janeiro en un centro en el que juntábamos alimentos yendo casa por casa e invitando a la gente a donar. Así que fue fácil elegir al Banco como ONG para realizar voluntariado”, nos contó Reinaldo, voluntario del Área de Administración.
João y Matheus viajaron desde Maringá y se sumaron al Área de Logística y al Área Social, desempeñando tareas de análisis de datos para mejorar los procesos administrativos de cada una. João aclara que lo que más le gusta es “lo organizado que es todo en el Banco y el buen ambiente laboral que hay”, a lo que Matheus suma “también hay gente muy buena, y nos tienen paciencia con el idioma”.
¡Gracias por sumarse, chicos!

¡BEM-VINDOS!