El sábado 14 de octubre, 80 miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se ofrecieron como voluntarios para mejorar las instalaciones del Banco Alimentario La Plata y recuperar una gran suma de manzanas para los Mix de Fruta de la #PUPA. La tarea, realizada con un ánimo de ayuda implacable, beneficia a las instituciones que concurren al predio a retirar alimentos y a los voluntarios que trabajan arduamente para clasificar toneladas de mercadería en el lugar.

A continuación, la crónica de la jornada de Laura Ferrarini, voluntaria regular del Banco Alimentario y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días.

 

 

*Por Laura Ferrarini

 

“AYUDAR ES CONTAGIOSO”

 

Bajo ese lema, unos 80 miembros de de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días (Mormones) se congregaron  en las instalaciones del Banco Alimentario de La Plata en una jornada de servicio solidario para la comunidad

 

Si separar el sábado de clima más lindo en varias semanas para pintar, soldar, plantar o procesar fruta puede llamar la atención a cualquiera, esta jornada que reunió a voluntarios provenientes de la ciudad de La Plata, Romero, Villa Elvira, Tolosa y City Bell, no fue casual.

 

Es que parte de la vida y convicciones de los miembros de la Iglesia consiste justamente en saber dar de su tiempo y recursos para ayudar a la comunidad, al prójimo.

Una actividad de estas características se lleva a cabo todos los años y se replica durante ese tiempo teniendo en cuenta las necesidades que se ven en la ciudad y alrededores.

Familias completas, jóvenes estudiantes, misioneros y hermanos capacitados en compost y cultivos, se reunieron desde las 9 de la mañana para realizar una variedad de tareas.

 

NÚMEROS LOGRADOS

 

En un lapso de 4 horas se realizó una compostera para el Banco, se cortó el pasto y plantaron 5 árboles, se pintó el muro frontal y medianero, se repararon portones, se procesaron alimentos, se rellenó el predio.

 

En la cocina se elaboraron 120 kilos de manzanas embolsadas listas para entregar a diferentes instituciones.

 

Todas estas actividades y su coordinación se realizaron con voluntarios del Banco que además son miembros de la Iglesia.

 

LA ALEGRÍA DE AYUDAR

Los más chicos también tuvieron su oportunidad de colaborar, porque conforman los objetivos de estas actividades el  proporcionar a los niños y jóvenes experiencias extraordinarias y conmovedoras.

 

Refleja el ánimo de alegría y cooperación reinante las palabras de German Quinteros, obispo del Barrio Tolosa y oficial de la Armada Argentina, quien en nombre de su congregación agradeció a Pedro Elizalde, presidente del Banco Alimentario de La Plata, la oportunidad de servir, de dar una ayuda significativa. La unión siempre beneficia a todos.

 

 

 

EL SÁBADO SOLIDARIO DE LOS 80 VOLUNTARIOS
Etiquetado en: