“Con mi hermano vimos que el Banco Alimentario tenía dos camionetas y pensamos que, como hacemos con otras organizaciones, podíamos sumarnos a colaborar en esta gran tarea. Estamos convencidos que cada persona puede ayudar desde distintos lugares y ser parte de la solución. Nosotros así podemos asistir algunos móviles poniendo un poco de lo que sabemos y podemos hacer”, comenta Juan sobre la gran ayuda que nos da junto al Lubricentro Turi

Juan conoció al Banco Alimentario a través del comedor “El Malvinense” en el 2013, mientras daba una mano para disminuir las enormes consecuencias de la inundación que afectó a nuestra región. Ahí se enteró cómo funciona la ONG y de su misión de ayudar de forma sostenida a comedores a través de la entrega de alimentos recuperados.

Gracias a Juan y su familia, mantenemos a nuestras camionetas en perfecto estado y nos asesoramos sobre el mantenimiento del colectivo del Banco..

Como dice Juan, ¡todxs podemos ayudar desde nuestro lugar!

DONANTE: Lubricentro Turi en primera persona
Etiquetado en: