Mucho más que un comedor

Mariana llegó a la ciudad de La Plata desde Entre Ríos en 2004 y se acercó al garaje de Sara Gomez, fundadora de Los Pirulines, en busca de un plato de comida.
En ese entonces, no sabía que su destino sería quedarse para siempre.
Hace 22 años Sara decidió resignar el garaje de su casa, ubicado en 29 entre 512 y 513, para la inauguración de un comedor.

 

los pirulines 3

“Ahí daban la copa de leche y la cena, de lunes a viernes. Así que como mi hijo tenía 7 años yo lo traía a la merienda. Había una chica que estudiaba para docente de aula y les daba a los chicos de la merienda apoyo escolar. Después consiguió trabajo y me quedé suplantándola”, recuerda Mariana.
En el comedor, además, se dictaban cursos de peluquería y talleres de manipulación de alimentos, También había una huerta y un ropero comunitario.
Actualmente y desde el 2005 Sara recuperó su garaje, y Los Pirulines cuenta con un espacio propio en el que se dictan clases, se sirve la merienda, se preparan las viandas para la cena, y donde funciona un consultorio odontológico gratuito, a través de un convenio con la UNLP.
los pirulines 2
Mariana cuenta que el contacto de la institución con el Banco Alimentario surgió casi por casualidad.
“Hace unos cuatro años, venía un grupo de intercambio y ayudaba a instituciones, acá nos pusieron los azulejos y nos pintaron las paredes. Una de las chicas que venía con los extranjeros era de La Plata y voluntaria del Banco. Ella fue la que nos sugirió que presentemos los papeles para ingresar”.
Y afirma: “Por suerte, pudimos acceder a la ayuda del Banco, que es inmensa. Porque por ejemplo, dentro de las verduras, en el Banco Alimentario te dan tomates, lechuga, kiwis, frutas que no son comunes ni baratas, y que nosotros no podríamos adquirir con el ingreso que tenemos”.
Además, recuerda Mariana, “yo he compartido navidades en el Banco. Hemos compartido la mesa con las otras organizaciones también y eso nos sirvió para conocernos e intercambiar ideas”.

los pirulines 5

Mariana llegó a ser Tesorera de la institución, aunque actualmente se desempeña como Secretaria. Además, logró recibirse de docente de Electromecánica y dicta clases en escuelas técnicas, “gracias al apoyo de mis compañeros de Los Pirulines y sobre todo de Sara”, asegura.  .
A LOS PIRULINES