Claves y beneficios de una dieta balanceada

En el marco del día internacional de la Alimentación Saludable, que se celebra el 16 de octubre, la Lic. Lucía Pérez*, asegura que “la importancia real de llevar una alimentación saludable es mejorar el estado de salud y prevenir enfermedades”.

 

foto nota nutricionista 2

“Lamentablemente muchas de las personas hacen la primera consulta por una cuestión estética, y después empiezan a tomar un poco más de conciencia de que tiene que ver con la salud”, agrega.
“El principal problema respecto de la alimentación saludable “es que no tenemos un programa en donde los chicos vayan tomando contacto con lo que es tener una alimentación saludable desde pequeños, que es cuando los hábitos se instalan”.
En esa línea, respecto de los riesgos de no llevar una alimentación saludable desde niños, la especialista asegura: “Lo dice Galeno desde hace siglos: Somos lo que comemos, y vamos a ser lo comemos en la infancia. Y esto significa que muchos de los nutrientes que no se absorben en la infancia, de grande, no se recuperan. Mi estado nutricional durante cierto periodo de tiempo, sobre todo  en el desarrollo y crecimiento, me va a condicionar a un futuro”, agrega.
“Por ejemplo el calcio es un mineral indispensable, que en la Argentina, según las hojas de balance, está en déficit: No porque no se produzca, sino porque no les llegan a las personas los alimentos que tienen calcio”.

green and red healthy food

 

 

 

LA CARA OCULTA DE LA DESNUTRICIÓN

Así es como se llega a hablar de la “desnutrición oculta”, en la que el peso es correcto, pero falta un nutriente, como, por ejemplo: el calcio.
“Los chicos con falta de calcio, probablemente no tengan una correcta clasificación  de sus huesos o dientes, y en un futuro tengan problemas en sus huesos, como por ejemplo la osteoporosis. El calcio se fija hasta los 25 años y después de eso ya no se puede fijar más. La mayor cantidad de calcio se absorbe durante el crecimiento: en la niñez y la adolescencia”.
Otro de los nutrientes esenciales en una alimentación saludable, sobre todo de los niños y mujeres embrazadas, es el hierro, “ya que si falta, puede producir una anemia ferropelica, que es una enfermedad de alta prevalencia en Argentina, en niños menores”.
Dicha enfermedad, puede tener, como consecuencias, un mal desarrollo de la parte cognitiva.
Mientras que la falta de  proteínas pueden provocar un mal desarrollo y crecimiento de los órganos y tejidos: “Se trata de chicos cansados, que no rinden, que están irritables”, asegura la especialista.
“Son chicos que no van a ser totalmente capaces de adquirir los conocimientos que uno tiene cuando está “sano”, no tienen la misma capacidad receptiva”, agrega.

 

 

foto anota nutricionista 1

LA CLAVE: UNA DIETA BALANCEADA

En el caso de los niños, la alimentación saludable refiere a “cumplir con las recomendaciones que tenemos a nivel país, de la Sociedad de Nutrición, que sería consumir un poco de cada grupo de alimentos”: cereales; lácteos; carnes o proteínas; frutas y verduras, y, en menor medida, grasas y dulces.
“Nuestras guías hacen hincapié en el liquido”, afirma la especialista, y, en ese sentido, agrega: “Una alimentación saludable, sería aquella que tiene, en su proporciona adecuada, todos los alimentos de los diferentes grupos”.

 

 

EL DINERO NO ES TODO… PERO CÓMO AYUDA

¿Cómo encarar una dieta saludable, pero económica?

En cuanto a los lácteos, que deben estar presentes en las dietas de los niños,  se puede recurrir, por ejemplo, a “la leche en polvo, que es mucho más rendidora que la fluida, y no tiene tantos problemas como la leche fluida para conservarla, que se vence mas rápido”.
“Con respecto a los cereales, lo ideal seria que haya una mezcla para garantizar el aporte proteico. Esto significa que: si hay fideos, arroz, o cualquier tipo de masa o papa, lo ideal es que además en esa comida pueda haber alguna legumbre, porotos, lentejas, o algún garbanzo, porque eso complementa al cereal para llegar a una proteína lo más parecida a la de la vaca posible”.
Otra recomendación es siempre apuntar a la fruta y la verdura de estación. Volcarse a las arvejas, a las legumbre, la acelga, aquellas verduras que están mas económicas. Porque las vitaminas y los minerales la aportan la fruta y la verdura.
Las CARNES, se pueden reemplazar por huevos, que son más económicos.
Por último, se recomienda no utilizar SOJA en las dietas de los menores de 4 o 5 años, ya que tiene un efecto sobre el páncreas que no es deseable en niños menores.
*Licenciada en Nutrición. Miembro de Cormillot La Plata desde hace tres años y docente de la Carrera de Enfermería en la provincia de Buenos Aires.
ALIMENTACION SALUDABLE