Junto a Kellogg’s realizamos un programa conjunto para poder garantizar durante 4 meses un desayuno completísimo en nutrientes a 150 niños/as.

Desde julio a noviembre, todos los días, el alimento “más importante del día” de la Casa del Niño Esperanza contó con cereales, leche larga vida, mermelada Circular, y frutas donadas por #Rafico.

Llevar adelante este tipo de campañas de nutrición junto al compromiso de Kellogg’s y de Rafico, nos ayuda a cumplir nuestra misión de una forma riquísima para los nenes/as.

Queremos felicitar a las cocineras de la Casa del Niño Esperanza, que pusieron su creatividad culinaria para generar propuestas siempre tentadoras (¡miren esas manzanas asadas, se nos hace agua la boca!).

 

 

“DESAYUNOS SALUDABLES”: SÚPER ALIMENTOS PARA SÚPER NIÑOS