Nos ponemos solemnes porque bautizamos a la nueva oficina de nuestra sede del Banco Alimentario con el nombre del arquitecto Carlos Tau, para tener presente a quien supo pertenecer y co-dirigir a nuestra ONG con solidaridad y responsabilidad. Carlos nos dejó físicamente este año, cuando aún ocupaba el cargo de Vicepresidente del Banco. En ese momento su esposa, Mercedes, también integraba nuestra Comisión Directiva en el cargo de Secretaria.
 
Este homenaje es para que ambos sepan que el camino que recorrieron en nuestra institución dejó una huella clara que seguiremos para cumplir el objetivo que tuvo Carlos durante su vida: poder llevar más y mejores alimentos a los comedores comunitarios.
Durante el acto de descubrimiento de la placa conmemorativa estuvo presente la familia más cercana de Carlos (su esposa, su hija y su nieto), la Comisión Directiva y el staff del Banco Alimentario.
 

HASTA SIEMPRE, CARLOS TAU